Reflexiones en voz alta 14 diciembre 2014

Ayer justo hace un mes que crucé a nado el estrecho de Gibraltar por una causa solidaria: la creación de una escuela en la India y para el banco de alimentos del Pueblo Saharaui. Ese día 4 andaluzas nadamos por un reto 20 km en poco menos de 5h y 30′.

Ayer mientras nadaba mis últimos metros semanales pensaba: ¡en el último mes tan sólo he hecho 20 km!. Y es que tras el cruce me ha costado mucho ir a nadar, estaba perezosa y sin ganas de hacer sacrificios.

La verdad, sea dicha, llevo 4 meses metida en un bucle, no salgo de una lesión, y mi único objetivo ha sido poder entrenar los 3 segmentos del triatlón con normalidad. Sacar horas para entrenar me ha costado un mundo, un día si y otro no me dolía la zona lesionada. A pesar de ello he seguido entrenando aunque más bien, haciendo deporte salud, lo que me apetecía y podía (sin plan de entrenamiento, guiándome por mis sensaciones y mis conocimientos como profesional).

Con ello soy consciente y quiero transmitiros que hay que estar motivados y comprometidos con nosotros mismos para poder entrenar, hacer los sacrificios necesarios y buscar superarnos día a día para llegar a la consecución de lo objetivos marcados.

Vivir estando MOTIVADOS cambia tu forma de sentir la vida, búscalo y lucha por tus retos.

 

 

PATROCINADORES COLABORADORES